Conceptos básicos de la educación financiera para jóvenes

Conceptos básicos de la educación financiera para jóvenes

Es preocupante ver cómo los jóvenes desconocen ciertos conceptos financieros que son fundamentales para el día a día. Por ello, hemos confeccionado un artículo con los conceptos básicos de la educación financiera para jóvenes.

En el caso de España, el propio Banco de España ha advertido sobre el desconocimiento de conceptos financieros básicos por parte de la población española. Esto repercute a la economía de un país notablemente; por este motivo, siempre se ha dicho que una población con una educación y formación básica es clave para el progreso de un país.

Sin embargo, este problema tiene fácil solución: querer aprender y educarse financieramente. Si no tenéis mucha idea sobre educación financiera, no dudéis en seguir leyendo.

1.- Introducción

La primera lección es sencilla: debemos gastar menos de lo que ingresamos para conseguir superávit. El superávit es cuando hay más ingresos que gastos; en cambio, el déficit se da en caso de que tengamos más gastos que ingresos ¿Por qué conseguir superávit? Para originar riqueza, ahorrando o invirtiendo (con cabeza)

¿Para qué queremos ahorrar? Para crear un bienestar financiero o seguridad financiera. Esta seguridad financiera podría definirse como la capacidad de afrontar gastos sobrevenidos. Es el caso de que se nos rompa el coche o la lavadora y tengamos dinero para pagar las reparaciones. De lo contrario, tendríamos que pedir dinero prestado, que es la última opción y la menos deseable.

2.- Objetivos

Los objetivos son los pilares de la educación financiera básica para jóvenes porque con el dinero que obtenemos hay que establecer objetivos: ahorrar, invertir, gastar, reclasificar, etc. Normalmente, el objetivo de todo el mundo es ahorrar, ya que es lo que más interesa porque todos quieren su seguridad financiera.

Sin embargo, lo recomendable es que los objetivos se fijen siguiendo la técnica SMART, la cual se desglosa así:

  • Específicos: deben ser objetivos determinados, no sirve con “voy a ahorrar más”, sino “voy a ahorrar 500€”.
  • Alcanzable: se tiene que poder alcanzar, es decir, cumplir. Sed realistas y estableced objetivos que sabéis que podéis cumplir
  • Relevantes: nos referimos a útiles o importantes para nosotros. Hay que pensar en los motivos por los que queremos conseguir el objetivo.
  • Temporales: no deben ser indefinidos, sino que tienen que tener un plazo.

3.- Presupuesto

El presupuesto es lo que ata a los gastos para que se ajusten al mismo. Todos debéis tener un presupuesto cuando queráis afrontar un gasto, ya sea secundario o principal, es decir, una hipoteca o una tarifa de móvil. Este presupuesto se conforma en base a los ingresos que se obtienen y se puede representar como una tarta con 3 porciones:

  • Ahorro
  • Gastos prioritarios o principales.
  • Gastos no prioritarios o secundarios.

Así quedaría estructurado un presupuesto básico. Esto se hace para tener el control de nuestro presupuesto y no preguntarnos a fin de mes. “¿Dónde está el dinero?”

4.- Ingresos

Representan la entrada del flujo de dinero en nuestra vida, como pasa con los salarios, herencias (cuidado con esto), subvenciones, regalos, etc. Los jóvenes suelen confundir ingresos con beneficios: no es lo mismo. Para ello, tenéis que atender a la siguiente fórmula:

B= I – G

Hay que mencionar los ingresos pasivos, aquellos que percibimos sin contraprestación, como un reparto de beneficios de nuestra empresa. Son ingresos que obtenemos sin trabajar.

Por otro lado, hay que diferenciar entre ingresos netos y brutos:

  • Ingresos netos o “limpios”: son el resultado de la resta entre los ingresos que obtenemos y los gastos relacionados con ellos. Un ejemplo:
    • Salario o nómina. Hay que restarle:
      • Los gastos de desplazamiento (gasolina o bono transporte público)
      • Impuestos

De esta forma, si nuestro sueldo es de 1000€, no son 1000€ netos (salvo que lo ponga en el contrato), sino menos. En España, serían unos 900-850€.

  • Ingresos brutos: son la representación pura del ingreso. Cogiendo el anterior ejemplo, serían los 1000€.

En el caso de que seáis trabajadores asalariados o por cuenta ajena, vuestro salario, normalmente, estará estructurado en salario neto y salario bruto, que es lo mismo que hemos explicado antes. Cuando vuestro jefe os diga lo que vais a cobrar, os dirá lo que cobraréis al año (15.000 anuales, 24.000 anuales, etc.).

5.- Gastos

Llegamos al último concepto básico de la educación financiera para jóvenes. Con los gastos hay que tener mucho cuidado, sobretodo los resultantes de una suscripción con permanencia. Para comprender y desglosar todos nuestros gastos, es mejor clasificarlos. Con el fin de hacerlo más fácil, vamos a clasificarlos de la siguiente manera:

  • Gastos fijos. Son los gastos que vamos a tener cada mes, como es el alquiler o hipoteca, suministros (agua, luz, gas), tarifa móvil y alguna obligación de pago, como puede ser la letra de un coche financiado.
    • En caso de transporte, si es público, se podría considerar fijo porque el bono mensual siempre cuesta lo mismo, salvo excepciones.
  • Gastos variables. Aquí entran la comida, ocio, la ropa que nos compremos, regalos de cumpleaños, etc. Son gastos que pueden variar según el mes en el que nos encontremos.
  • Gastos sobrevenidos. Son aquellos que surgen de forma espontánea cada cierto tiempo. En esta clasificación se encuentran los accidentes de coche, averías o reparaciones, donaciones a familiares que necesiten dinero, etc.

Es muy importante que reservemos una parte de nuestro sueldo sólo para ahorrar. Para ello, podemos establecer un porcentaje, como es el 20% del sueldo que percibimos. Por tanto, si ganamos 1000€/mes, podemos destinar 200€ a ahorrar únicamente, según los gastos que tengamos. Si no lo hacemos, puede que no podamos hacer frente al pago de gastos sobrevenidos

Hasta aquí los conceptos básicos de la educación financiera para jóvenes. Como veis, no es nada difícil comprender las nociones fundamentales sobre las finanzas, simplemente hay que ponerle un poco de ganas.

Si hay algún concepto que no os haya quedado claro, no dudéis en preguntarnos. Estaremos encantados de responder a vuestras dudas.

Leer más sobre 10 ideas de proyectos e-commerce para jovenes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *