Educación financiera para jóvenes: 7 errores más frecuentes

Educación financiera para jóvenes: 7 errores más frecuentes

Los jóvenes suelen cometer errores de novato que son totalmente evitables con una correcta educación financiera. Las finanzas no son materia sencilla, por lo que entendemos que no sepan controlar sus transacciones. Para evitar disgustos, vamos a presentaros los 7 errores más frecuentes de los jóvenes en relación con sus finanzas.

Si te encuentras entre los 15 y 30 años, este artículo te va a ayudar a no cometer los mismos errores que los demás, como a preverlos antes de que sea tarde. Todo será mucho más sencillo y contarás con una seguridad financiera, sólo si prestas atención.

Así que, nunca es tarde para aprender y la información es poder. Esquiva los problemas con la información que hay más abajo.

1.- Gastar más de lo que ingresas

Una correcta educación financiera para jóvenes debe recomendarles a que gasten mucho menos de lo que ingresan con el fin de ahorrar y conseguir seguridad financiera. Lamentablemente, no todos cuentan con esta educación, por lo que terminan gastando más de lo que ingresan, originando problemas totalmente indeseables.

Con esta actitud empiezan los préstamos, una solución que hay que evitar a toda costa. La solución no es pedir dinero en un mes con el objetivo de devolverlo el mes que viene, aunque con nuestros cálculos nos lo permitan. Quizás, el mes que viene, tengáis un gasto sobrevenido y, por ende, no podáis pagar el préstamo. Pedir significa endeudarse.

Esto es lo que se conoce popularmente como “vivir por encima de tus posibilidades”.

2.- No ahorrar

En este caso, no se gasta más de lo que se ingresa, sino que se gasta prácticamente todo lo que se ingresa, no ahorrando nada. Cuando los jóvenes oyen la palabra “ahorrar” lo ven como algo aburrido o negativo, pero no hay nada más saludable, para la mente y nuestras finanzas, que disponer de dinero en el futuro por lo que pueda pasar.

Esto se llama seguridad financiera o bienestar financiero. Si no ahorramos, no podremos hacer frente a pagos que no esperamos, como puede ser un accidente de coche. Tampoco nos sirve la idea de que dejemos de salir a cenar fuera por pagar el accidente.

Nunca tenemos que alterar nuestro estilo de vida por tener que afrontar un pago; si es así, significa que estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades.

3.- Contratar productos financieros inadecuados

Esto se produce, mayormente, por el desconocimiento que existe entre los jóvenes sobre los bancos y los productos financieros. Cuando van a trabajar por primera vez, la empresa les pide una domiciliación bancaria, es decir, un número de cuenta para ingresar la nómina. Este es el momento en el que eligen el banco y comienzan los errores.

Normalmente, eligen el mismo banco que sus familiares o amigos, pero, muchas veces, les interesa más elegir un banco diferente. El error comienza cuando nos cobran demasiado por mantenimiento de tarjetas de crédito/débito, mantenimiento de cuenta, comisiones innecesarias, pocas sucursales o cajeros donde sacar dinero, etc.

4.- Contratar seguros innecesarios

En el caso del seguro de hogar, de vida y de vehículos, está más que justificado, pero hay seguros que son prescindibles, como el seguro de los móviles. Por otro lado, si vamos a comprar un bien que requiera la contratación de un seguro, quizás hay que valorar si podemos comprar ese bien o si nos interesa de verdad.

La demasiada contratación de este tipo de productos merma la capacidad de ahorro porque se convierten en un gasto innecesario.

5.- Comprar sin tener en cuenta el mantenimiento

Otra gran lección de educación financiera para jóvenes, es que hay que comprar valorando lo que nos va a costar mantener ese bien. Hacemos mención especial a las viviendas y vehículos, bienes que necesitan un mantenimiento y que no supone un coste bajo, precisamente.

En el caso de la vivienda, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Hipoteca o alquiler. Si vais a constituir una hipoteca, cuidado con toda la burocracia porque es bastante cara. Cuidado el mes que no paguéis hipoteca porque tiene intereses de demora muy altos.
  • Suministros. Hay que pagar la luz y el agua, como mínimo. Añádele el gas o conexión a internet.
  • Gastos de comunidad, si es una comunidad de vecinos. Aquí se va bastante dinero.
  • Impuestos. La vivienda tiene aparejados impuestos que dependen del país.

En el caso del coche:

  • Si lo financiamos, la letra o cuota mensual. Lo mismo que la hipoteca, si no pagamos el mes, cuidado con los intereses.
  • Mantenimiento del coche. Revisiones, ruedas, gasolina/diésel, garaje, limpieza, etc.
  • Impuestos. En el caso de España, el impuesto de circulación.
  • Licencias. En caso de que sea antiguo, tendremos que pasar revisiones para que autoricen su circulación.

6.- No llevar los impuestos al día

Los impuestos entran en los gastos fijos porque nadie se libra de ellos, y vosotros no ibais a ser menos. En el caso de que no llevemos los impuestos al día, nos impondrán recargos por pago tardío o por vencimiento de plazo, lo que significa tener que pagar lo que corresponde más intereses.

Esto merma nuestra economía por culpa de una mala planificación o por mera irresponsabilidad. Llevad los impuestos al día para no tener problemas.

7.- Demasiado gasto en ocio

Por último, y justo lo que quiere erradicar la educación financiera para jóvenes, el elevadísimo gasto en ocio que tienen los jóvenes y al que no quieren renunciar. El argumento que manejan es “si no vivo ahora ¿Cuándo lo haré?”. Es un error creer que aconsejamos que no gastéis demasiado en ocio porque queremos que seáis aburridos, pero no es así.

Si aconsejamos esto, es porque no ingresáis lo suficiente como para poder gastar tanto en ocio. Viajes, salir de fiesta, ir a la moda, comprar videojuegos, son gastos necesarios para cualquier millenial, pero se puede reducir un poco ¿No?

Hasta aquí los 7 errores más frecuentes de los jóvenes en relación a sus finanzas. Si consideráis que nos hemos olvidado de alguno, no dudéis en comunicárnoslo más abajo. Estamos encantados de leer y responder a vuestras preguntas.

Para más información sobre otros temas, puedes ir a:

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *