Guía: ahorrar dinero a corto plazo de forma sencilla

Guía para ahorrar dinero a corto plazo de forma sencilla

Ahorrar puede ser una tarea complicada, debido a la calidad de vida que tenemos. Sin embargo, es posible ahorrar dinero a corto plazo de forma sencilla gracias a diversos métodos. Hoy, os enseñamos nuestra guía para conseguirlo.

Cuando no ingresamos mucho dinero y tenemos unos gastos fijos, es complicado pasar al siguiente mes sin dificultades. Si, además, queremos ahorrar dinero a corto plazo, la cosa se vuelve aún más complicada, sobretodo, en sueldos bajos ¿Qué pensaríais si os dijéramos que es posible? Pues sí, es posible.

Os vamos a ayudar a dominar vuestras finanzas y a controlar los gastos, pero, para ello, necesitaremos vuestra fuerza de voluntad, vuestra constancia y toda vuestra atención ¡Arrancamos!

1.- Empecemos por el gasto diario

Como bien dice el título, queremos ahorrar a corto plazo, por lo que hay que plantear la situación en el mismo día. Primero, deberemos elegir un modo de ahorro, un método, una fórmula, la que queráis. Lo más recomendable es saber cuánto gastas y en qué concepto lo haces, así que no queráis evadir esta verdad durante mucho tiempo.

En la actualidad, contabilizar los gastos es muy sencillo podinerrque disponemos de apps, intranets de bancos, etc., que nos ayudan a hacerlo más ilustrativo.

2.- Toma el control de los gastos

Como no iba a ser menos, estamos en la era digital, así que os recomendamos el uso de aplicaciones de ahorro como son, Fintonic o Money Pro para controlar vuestros gastos. Son aplicaciones muy fáciles de utilizar, así que no tendréis problema a la hora de usarlas.

Si no queréis aplicaciones, podéis recurrir al Excel de toda la vida para usar la típica hoja de cálculo. Podéis usar plantillas para Excel gratuitas para hacerlo más fácil.

Por último, si no os gusta la tecnología, podéis tirar de un folio y un boli para anotar los gastos y conseguir ahorrar a la antigua usanza.

3.- Etiqueta tus gastos

Esto ayuda para amenizar la tarea, como para organizar todas las finanzas. Podéis encuadrar los gastos en las siguientes categorías:

  • Vivienda (alquiler o hipoteca).
  • Suministros (internet, agua, luz, gas, etc.).
  • Supermercado.
  • Transporte público (si usáis).
  • Coche ( gasolina, seguro, mantenimiento…).
  • Ocio (experiencias, viajes, restaurantes, etc.).
  • Compras (ropa, objetos, electrodomésticos…).
  • Otros (regalos, reparaciones, donaciones, peluquería).

Os aconsejamos varias categorías para que tengáis más detalle de vuestros gastos, lo que se traduce en un mayor control. Aunque, si con 4 ó 5 os parece suficiente, adelante.

4.- Prioriza en ahorrar

¿Cómo podéis priorizar el ahorro a corto plazo? Actualmente, de muchas maneras distintas, pero vamos a explicar nuestro método. Simplemente, etiquetamos los gastos que hemos dicho antes en varios grupos:

  • Gastos prioritarios: es difícil reducirlos a corto plazo, ya que forman parte de nuestra vida. Podríamos tratarlos como gastos fijos y solemos identificar el alquiler, el transporte o las matrículas del instituto o universidad.
  • Gastos menos prioritarios: no son prioridad máxima y podemos reducirlos, aunque no es una afirmación, sino que hablamos sobre una posibilidad.

5.- Reducción de gastos

Como antes hablábamos de posibilidades, primero atacaremos a los gastos menos prioritarios. Eliminaremos aquellos que no sean completamente necesarios o que, directamente, no nos aporten nada. Ejemplos típicos:

  • Gimnasio al que no vas, pudiendo sustituir el ejercicio por hacerlo en casa o haciendo un deporte que te gusta.
  • Servicios streaming que no aprovechamos, ya sea Spotify, HBO, Netflix, Prime Video, etc. Pensad cuál es el que más utilizáis y eliminad los otros.
  • Seguros innecesarios, como de móvil, por ejemplo.
  • Tabaco o alcohol, que puedes reemplazar con un estilo de vida más saludable.
  • Café de las mañanas: puedes desayunar en casa, es más barato.

6.- Optimizar gastos

Ya no sólo se trata de guardar dinero, sino que hay que intentar reducir los gastos, aunque no los podamos eliminar. Optimizar es igual a ser eficiente, es decir, gastar menos sin perder utilidad. Por ejemplo:

  • Menos velocidad de internet o menos datos en el móvil ¿Necesitáis tantos?
  • Reducir consumo de suministros, revisando contratos y otras opciones.
  • Más marcas blancas y menos alimentos precocinados. Se ahorra cocinando.
  • No salir tanto a cenar fuera; podéis pedir comida para llevar.
  • Usa el transporte público.
  • Compra en rebajas, no por capricho.

7.- Eliminar gastos esporádicos

Los gastos esporádicos suelen pasar desapercibidos porque no son periódicos, pero no hay que confiarse porque estos gastos, en ciertas épocas, no son tan puntuales como parece.

Nos venimos a referir a no ser caprichosos, os planteamos ciertas situaciones:

  • En vez de comprar el producto cuando queramos, es preferible esperarnos a una pequeña rebaja (mínimo 20€) y lanzarnos a por él.
  • Pensarnos dos veces si merece la pena comprar dicho producto o no.
  • Puntuad la satisfacción y la utilidad (por separado) que recibiréis si lo hacéis o lo compráis.
  • Cuidado con los gastos que pueden necesitar más gastos en el futuro. Por ejemplo, si compráis un ordenador gamer, vais a tener que renovarlo cada 4-5 años.

8.- Ataca los gastos principales

Aquí hay que acortar los gastos poco a poco, ya que son los más complicados de reducir. Os vamos a dar los siguientes consejos para intentar conseguirlo:

  • Comprar o alquilar: haced números, quizás os compense alquilar.
  • Ir a hacer la compra en coche, probad LolaMarket o algún servicio que te lleva la compra a casa por 5€.
  • Comprar coche de segunda mano: los coches nuevos se devalúan muy rápido, así que siempre podemos echar un vistazo al mercado de segunda mano.
  • Educación privada o gratuita: en España, la pública es bastante buena, quizás no haga falta ese gasto adicional.

Al final, es posible ahorrar si aplicamos todos los pasos expresados en la guía. Lo complicado no es saberlo, sino que pongáis de vuestra parte en el proceso.

Siempre debemos recortar gastos cuando no afecte a nuestra calidad de vida o felicidad, recordadlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *