Consejos básicos de finanzas personales

Las 10 nociones básicas de la educación financiera

La educación financiera es una materia amplísima de la que podemos aprender mucho porque todo lo que encontremos en ella nos puede ayudar con el día a día. Es importante conocer lo más básico de este mundo, ya que nos permite el desarrollo personal y económico. Podemos deciros que con las 10 nociones básicas de la educación financiera daréis un salto cualitativo con el manejo de vuestros activos.

Si conseguís entender cada una de ellas, podréis comprender mejor cómo ser eficientes y cómo funciona el dinero.

1.- Conoce lo que ingresas

El primer punto del que debemos partir, son las fuentes de ingresos que tenemos, como los ingresos totales que percibimos. Hecho esto, podremos mejorar nuestras inversiones, como ser más eficientes con nuestros gastos. Si somos conscientes de lo que ingresamos, seremos más conscientes de lo que gastamos.

A partir de aquí, debemos controlar nuestros gastos.

2.- Presupuestos

Contabilizado los ingresos, nos toca ir a los gastos que tengamos para elaborar nuestro primer presupuesto. Los presupuestos se hacen en torno a los ingresos y gastos que tengamos, por lo que tendremos que conocer, también, lo que gastamos. Cuanto más exacta sea la información, mucho mejor, así que os aconsejamos a que desgloséis los gastos de esta manera:

– Fijos. Los gastos fijos son aquellos que son inamovibles y que vamos a pagar SÍ o SÍ. Están representados por el alquiler, la hipoteca, la luz, el agua, etc. Se denominan fijos porque siempre vamos a contar con ellos y nunca van a fallar (lamentablemente).

– Variables. Son gastos que varían por muchos factores, tiempo, circunstancias personales, ocio, etc. Puede ser altos, como bajos, el caso es que varían todos los meses y nunca suelen ser los mismos.

3.- Establece un objetivo

Todos tenemos un objetivo que cumplir a largo o corto plazo, ya sea comprarse una casa, un coche, conseguir ascender en nuestro puesto de trabajo, formar una familia, etc. Debemos trabajar nuestras finanzas en tornos a estos objetivos porque el dinero es poder y éste nos abrirá puertas que jamás pensamos que se podían abrir.

En el caso de que queramos invertir en un negocio o, directamente, montarlo nosotros, tendremos que planificar bien el objetivo porque vamos a tener que ahorrar bastante.

Muy importante: los objetivos hay que cumplirlos, nada de rendirnos o de crear objetivos alternativos.

4.- Impuestos

Es MUY importante que conozcáis cómo funcionan los impuestos de vuestros respectivos países de residencia. Los impuestos suelen ser periódicos y tienen unos plazos de pago, por lo que es CRUCIAL pagar en esos plazos para evitar recargos que los encarezcan.

Normalmente, existe un impuesto para las rentas (IRPF en España), otro para el patrimonio o bienes inmuebles (IBI en España) y, luego, entran los impuestos que pagamos por nuestros bienes, como es el impuesto de circulación, de actividades económicas, impuesto de sociedades (en caso de tener una empresa), etc.

5.- Bonos y ayudas

En caso de cumplir ciertos requisitos, podemos pedir algún bono o alguna ayuda que nos permita ahorrar dinero y gastar menos. Existen ciertas ayudas para la vivienda, ayuda para el emprendimiento, etc., que nos dan un impulso importante para poder afrontar nuestro día a día, como es la ayuda para el alquiler, etc.

Obviamente, si somos muy solventes y tenemos un salario anual alto, estas ayudas no nos las van a conceder. Por otro lado, la ayuda para el emprendimiento existe en numerosos países, dando igual la renta que tengas.

En caso de que seáis jóvenes, podéis mirar las ayudas por ser universitarios o por ser jóvenes (-25 años), consiguiendo descuentos interesantes.

6.- Amplia tu léxico financiero

Es necesario que sepáis lo que es un arrendamiento, lo que es un depósito, lo que es una cuenta corriente, lo que es un devengo, etc. En definitiva, debéis adquirir las nociones básicas de la educación financiera:

  • Arrendamiento. Es un contrato de alquiler de un bien mueble o inmueble. Existen dos partes: arrendador y arrendatario; el arrendador alquila el bien (pero conserva la propiedad) al arrendatario para que lo use y disfrute. Suelen tener una duración limitada, aunque pueden ser indefinidos.
  • Leasing. Es un contrato de alquiler con opción de compra. Funciona como el arrendamiento básico, pero tiene unas obligaciones características, tanto para el arrendador, como para el arrendatario. Tiene una duración limitada, y llegados a la finalización del contrato, se nos da la opción de comprar el bien o de renunciar a él.
  • Cuenta corriente. Es un contrato que firmamos con una entidad de crédito (banco o caja de ahorros) por el que abrimos una cuenta en la que domiciliaremos nuestros pagos, recibiremos ingresos y podremos disfrutar de los servicios del banco (transferencias, cheques, contabilidad, etc.).

7.- Cuidado con las inversiones

Invertir el dinero percibido con el sudor de nuestra frente, es una decisión muy importante y que conlleva unos riesgos. Nos puede salir bien o nos puede salir mal, todo depende de la suerte y visión que tengamos en los negocios. Podríamos decir que invertir es una operación con riesgo en la que podemos obtener beneficios o incurrir en pérdidas.

Obtendremos beneficios cuando recuperemos lo invertido sumado con más dinero; incurriremos en pérdidas cuando no recuperemos lo invertido, o recuperemos menos de lo invertido.

8.- Evalúa antes de comprar

Existen ciertos bienes o servicios que contratamos o compramos y que requieren de ciertos mantenimientos, como ocurre con las máquinas, casas, coches, motos; vehículos y bienes inmuebles en general. Para saber si nos podemos permitir la adquisición de tales bienes, debemos pensar en lo que nos costará mantenerlos, no en lo que nos costará adquirirlos.

9.- Optimiza los gastos

Siempre vamos a tener gastos, ya sean variables o fijos, pero está en nuestra mano optimizarlos ¿Por qué pagar más cuándo podemos pagar menos? Para ello, estudiad bien todos los gastos que tenéis y ver dónde podéis recortar. Una recomendación de la casa, es que los clasifiquéis en:

  • Gastos prioritarios. Los gastos fijos y los gastos que, para nosotros, sean prioritarios.
  • Gastos no prioritarios. Gastos variables y que se pueden reducir porque no son prioridad absoluta. Aquí entrarían los seguros, servicios streaming, suscripciones, etc.

Nunca renunciéis a un estilo de vida bueno, simplemente adaptaros.

10.- Piensa en tu jubilación

Aunque los que nos leáis seáis jóvenes, debéis pensar en que llegará el día en el que no podáis trabajar más. Llegado ese día es necesario contar con un dinero suficiente para mantenernos, como contar con un buen montante para cumplir algún que otro sueño que no hayamos podido cumplir.

Normalmente, los jubilados suelen comprarse el coche de sus sueños, hacer cruceros, viajar mucho, etc. porque es todo lo que no han podido hacer durante su vida.

Si seguís estas 10 nociones básicas de educación financiera, lograréis gestionar y administrar mejor vuestro dinero.

¿Consideráis que falta alguna noción? ¿Cuál es la más importante para ti?

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *